Las convocatorias y comunicados de este blog se publican en español, inglés y francés.

Details about the vigils and the supporting documents follow in spanish, english and french.

Les convocations et les communiqués de ce blog sont aussi publiés en espagnol, anglais et français.

27/9/20

Comunicado 27 septiembre 2020: Por una Política de Cuidados

English

El 27 de septiembre de 2020
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitamos
a reflexionar:


"Por una Política de Cuidados"

La primera señal de civilización en una cultura antigua es un fémur roto recuperado, porque nadie puede sobrevivir solo en la selva, en la naturaleza, el tiempo suficiente hasta que se resuelva la fractura si otra persona no le cuida
Margaret Mead, antropóloga

La pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto nuestra vulnerabilidad porque el virus no sabe de fronteras ni continentes y puede afectarnos a todas las personas, pero sí sabe que hay clases sociales empobrecidas que son más frágiles y tienen menos medios, o ninguno, para cuidarse y protegerse.

De forma unánime, como sociedad, hemos sabido cuáles eran nuestras necesidades para resistir, para salir adelante; quiénes y cómo nos han cuidado, sin rehuir riesgos personales. Sentíamos prioritaria la solidaridad de todos con todas para salir de la crisis; queríamos salir reforzados como sociedad, y personalmente, y hacer realidad la protección de los más débiles.

Los cuidados, desde siempre en manos de las mujeres y tradicionalmente minusvalorados, han sido los protagonistas que nos han salvado y dado esperanzas en los momentos más aciagos de la primera ola de la pandemia. Para que esta actitud de dedicación, ternura, compasión, empatía, paciencia, gratitud, etc. no se pierda y nos enseñe a ser mejores, es necesario sacar los cuidados del ostracismo y que sean responsabilidad generalizada de mujeres y hombres. Nuestra sociedad no puede olvidar las vivencias que estamos teniendo ni las que hemos tenido durante los momentos más agudos de la pandemia del Covid-19, sino tenerlas muy presentes para poner los Cuidados en el centro de la Política y de las relaciones interpersonales, locales y globales.

Necesitamos una Salud Pública fuerte para prevenir la enfermedad, capaz de proteger, promover y restaurar la salud de toda la población. Consideramos imprescindible mejorar la salud laboral, ambiental, mental...para lo cual hay que actuar eficazmente ante los determinantes sociales de la salud para así reducir las desigualdades.

Denunciamos que la segunda ola de la pandemia haya llegado porque los y las dirigentes no han tomado y aplicado las medidas imprescindibles para prevenirla. Han continuado privatizando y deteriorando todo lo público, despilfarrando los escasos recursos que tenemos, sin priorizar la salud de la ciudadanía o la vuelta a las aulas.

Además, denunciamos a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y gobernantes madrileños que criminalizan a las víctimas de la pandemia, muchas de ellas las mismas personas que han prestado, y continúan prestando, los servicios básicos que nos salvan y mantienen como sociedad y los valores que reivindicamos.


Mujeres de Negro NO QUEREMOS:

* Políticas que creen enemigos, conflictos y enfrentamientos y que dediquen nuestros recursos a instrumentos de guerra.

* Leyes ni prácticas que fomenten el miedo y la desconfianza que nos aislarían en una burbuja.

* Que los laboratorios, con la excusa de proteger la salud y las farmacéuticas, para aumentar las ganancias, especulen con la enfermedad y manipulen a los gobiernos.

* Que los dirigentes y los políticos prioricen sus intereses partidistas, sin importarles recurrir a la calumnia, al desprecio de los opositores...

* Que recurran a medidas o mensajes xenófobos y aporofóbicos


Insistimos en que NECESITAMOS que los gobiernos pongan la salud y la vida por encima de intereses espurios y se desarrolle una política feminista de cuidados que:

Nos enseñe a cuidar, desde los más cercanos a los más lejanos y revalorice los cuidados.

Consiga que los Derechos Humanos, sin olvidar los derechos de las mujeres, lleguen a toda la humanidad.

Proteja el ecosistema y el patrimonio cultural.

Cuide y potencie lo público de forma urgente y prioritaria, tras años de privatizaciones y deterioro.

Haga que la sociedad civil esté formada y organizada para dar respuesta a las situaciones de emergencia y así no se militaricen los cuidados.


Todas las personas debemos ser responsables y cuidarnos, tener presente que yo soy el otro y nosotras somos ellas. El Covid-19 va a estar tiempo aquí y podemos ir ganándole la partida si producimos el cambio social que nos haga mejores, cambio que nos hará sentir más seguros en la vulnerabilidad.


Gastos militares para sanidad y educación públicas, universales y de calidad, y para necesidades sociales.



STATEMENT 27 September 2020: For a Policy of Care

For a Policy of Care

The first sign of civilization in an ancient culture is a broken and then healed femur because no one can survive alone in the jungle, in nature, long enough for the fracture to heal without another person taking care of him”.
Margaret Mead, anthropologist

The COVID-19 pandemic has made manifest our vulnerability because the virus does not observe borders or continents and can affect all people, but the fact is that is does especially attack impoverished social classes that are more fragile and have fewer or no means to take care of and protect themselves.

As a society, we have all known what our needs were to resist and succeed, by whom and how we have been cared for without their shying away because of personal risks. We felt the priority for solidarity amongst all in order to emerge from the crisis; we wanted to come out reinforced both personally and as a society and to make protection of the weakest a reality.

Care giving, since the very beginning has been in the hands of women and traditionally undervalued. Women are the protagonists who have saved us and given us hope in the most tragic moments of the first wave of the pandemic. So that this attitude of dedication, tenderness, compassion, empathy, patience and gratitude, etc. not be lost and teach us to be better, it is necessary to not ostracize care and that care be the general responsibility of both women and men. Our society cannot forget the experiences we are now having nor those we did have during the most acute moments of the COVID-19 pandemic, and we must keep them ever present to put care in the center of policies and interpersonal relations, both local and global.

We need a strong Public Health to take preventive measures against illness, capable of protecting, promoting and restoring the health of the entire population. We consider it essential to improve workers’ health, environmental, mental… for which it is necessary to act efficiently confronting social factors regarding health in order to reduce inequalities.

We denounce the fact that a second wave of the pandemic is here because the directors have not taken and applied the required measures to prevent it. They have continued privatizing and deteriorating all matters referring to the public, squandering the scarce resources that we have without giving priority to the health of the citizens or the return to schools.

In addition, we denounce President of the region of Madrid (Comunidad Autónoma)1, Isabel Diaz Ayuso, and Madrid governors who criminalize the victims of the pandemic, many of whom are the same people who have given and continue giving the basic services that save and maintain us as a society and the values that we reclaim.

Women in Black DO NOT WANT:

* Policies that create enemies, conflicts and confrontations and dedicate our resources to instruments of war.

* Neither laws nor practices that foment the fear and distrust that isolate us into a bubble.

* That in order to increase their earnings, with the excuse of protecting health, laboratories and pharmaceuticals speculate about illness and manipulate governments.

* That the directors and politicians prioritize their own party interests without caring about resorting to slander, disdaining their opposition….

* That they resort to xenophobic and aporophobic measures or messages.


We insist that WE NEED for governments to put health and life above spurious interests and to develop a feminist policy for care that:

Will teach us to care for those nearest us and those far away and revalue the care given.

Achieves human rights for all humanity without forgetting women’s rights.

Protects the ecosystem and the cultural patrimony.

Urgently, cares for and prioritizes the public good after years of privatizations and deterioration.

Provides for civil society being formed and organized to respond to emergency situations so as to not militarize care.


All people must be responsible and take care of ourselves, maintaining the thought that I am the other and we are all they. COVID-19 is going to be here for a time and we can prevail if we produce the social change that makes us better, a change that will make us feel safer in the vulnerability.

Military expenditures for universal and quality public health and education and for social needs.


Translation: Trisha Novak, USA – Yolanda Rouiller, WiB Spain


1 Comunidad Autónoma de Madrid 6,74 million inhabitants and Madrid city 3,26 million inhabitants

30/6/20

Comunicado junio 2020: Solidaridad es superar fronteras

English

El 30 de junio de 2020
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitamos
a reflexionar desde casa:

"Solidaridad es superar fronteras"

“No puedo respirar” Este grito desesperado de George Floyd mientras moría asfixiado víctima de la brutalidad policial, ha generado protestas masivas en gran parte del mundo y ha visibilizado el racismo padecido por muchas personas, racismo que pervive.

No es algo nuevo:
Personas perseguidas solo por su color de piel. Vulneraciones de los Derechos Humanos que sufren temporeras marroquíes y otras personas migrantes que trabajan en la recogida de la fresa y frutos rojos en Huelva. Personas temporeras que no pueden alquilar viviendas ni estancias en hoteles por ser de un origen determinado en Lérida. Violencia sexual. Dificultades de acceso a la justicia, a la sanidad y a sus derechos sexuales y reproductivos. Redadas racistas. CIEs sin medidas de protección durante la pandemia de COVID 19. Persecuciones en nuestra frontera sur. Aporofobia. Xenofobia.
Discursos de medios de comunicación y representantes públicos que discriminan y legitiman violencias. Incitación al odio de partidos políticos…desgraciadamente ya no son noticia. Forman parte de lo cotidiano y vivimos con ello.
Escuchamos “yo no soy racista” con mucha frecuencia pero…
Se ve al enemigo en la otra/el otro, el diferente, el que no es de los nuestros. Nos devuelve la imagen de lo que somos frente a lo que no somos. Fácilmente, esta construcción “frente a otro” degenera en una construcción “contra otro”, que pasa de ser el diferente a ser el enemigo. Se genera odio hacia el adversario hasta no reconocer sus derechos. Es la amenaza del otro que viene a quitarme lo que tengo. Divide al mundo en dos partes: los buenos (nosotros) y los malos (los otros) y establece una supremacía racial.

Mujeres de negro contra las guerras decimos Basta de Racismo y queremos:

Respetar las diferencias de la diversidad humana en nuestro entorno cercano y no tolerar actitudes xenófobas. Neutralizar el miedo a la diferencia.

Llamar la atención frente al racismo, la discriminación y la intolerancia creciente hacia las personas refugiadas en nuestro territorio.

Oponernos a los prejuicios y estereotipos discriminatorios dirigidos principalmente hacia la población extranjera asentada en el país.

Inventar nuevas formas de convivencia favoreciendo así el intercambio y el enriquecimiento mutuo.

Desmilitarizar y descontaminar esta sociedad a través del cambio de la mentalidad cultural imperante. El Otro no es el enemigo. El Otro no es el inferior. El Otro es solo diferente a nosotros.

Dejar de utilizar el lenguaje que menosprecia y humilla a los diferentes.

Mujeres de Negro

Expresamos la necesidad de elaborar políticas y acciones contra el racismo y la xenofobia, integrando una perspectiva de género.

Rechazamos las políticas de odio y discriminación, y el racismo institucional de exclusión y rechazo.

Nos comprometemos a mantener una solidaridad activa con las personas que ahora padecen esa situación y a considerarlas una parte integral de nuestras sociedades.

Promovemos redes de mujeres por encima de las fronteras, las etnias e ideologías, aplicando en nuestras movilizaciones prácticas noviolentas.

“las guerras y el racismo comienzan en nuestras cabezas”

"no en nuestro nombre"

"solidaridad es superar fronteras"


No basta con estar en contra del racismo, hay que analizar las formas que lo mantienen para evitarlas.


Statement 30 June 2020: Solidarity is Going Beyond Borders


Solidarity is Going Beyond Borders

“I can’t breathe”. This desperate shout of George Floyd while he was dying, an asphyxiated victim of police brutality, has generated massive protests in a large part of the world and has brought attention to the racism suffered by many people, a racism that lives on.

It is nothing new:
People persecuted only for the color of their skin. Violations of human rights experienced by seasonal Moroccan female workers and other migrants who work in the harvest of strawberries and other red berries in Huelva. Seasonal workers who can rent neither housing nor hotel rooms in Lerida because of being of a certain origin. Sexual violence. Difficulties in accessing the legal system, public health and their sexual and reproductive rights. Racist riots. Foreign Internment Centers without measures for protection during the COVID 19 pandemic. Persecutions on our southern border. Aporophobia. Xenophobia.
Speeches by the media and public representatives that discriminate and legitimize violence. Incitement to hatred of political parties… unfortunately, no longer news. All are part of daily life and we live with it.

We frequently hear “I’m not racist” but…
One sees an enemy in the other, one who is different, who is not one of ours. It reflects back to us the image of what we are in the face of what we are not. This phraseology “facing the other”, easily degenerates into “against the other” which turns from one who is different into one who is the enemy. Hatred towards the adversary is generated to the point of not recognizing his/her rights. It is the threat of the other that comes to take from me what I have. It divides the world into two parts: the good ones (ourselves) and the bad ones (the others) and establishes racial supremacy.

Women in Black against wars say Enough of Racism and we want:

* To respect the differences of human diversity in our nearby surroundings and not tolerate xenophobic attitudes. To neutralize fear of what is different.

* To call attention to racism, discrimination and the growing intolerance towards refugees in our land.

* To oppose prejudices and discriminatory stereotypes directed mainly towards the foreigners already situated in the country.

* To invent new forms of living together harmoniously, thus favoring interchanges and mutual enrichment.

* To demilitarize and decontaminate this society through a change in the prevailing cultural mentality. The Other is not the enemy. The Other is not inferior. The Other is just different from us.

* To cease using language that looks down on and humiliates those who re different.


Women in Black:

Affirm the need to develop policies and actions against racism and xenophobia, integrating a perspective of gender.

Reject policies of hate and discrimination and the systematic racism of exclusion and rejection.

Commit to maintain active solidarity with those who currently suffer from the above and consider them an integral part of our societies.

Promote networks of women beyond frontiers, ethnicities or ideologies, using nonviolent practices in our mobilizations.


“Wars and racism begin in our minds.”
“Not in our name.”
“Solidarity is going beyond borders.”


It is not enough to be against racism; we must analyze the factors that maintain it in order to avoid them.


Translation: Trisha Novak, USA – Yolanda Rouiller, WiB Spain


24/5/20

24 de mayo, Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme


El 24 de mayo de 2020
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitamos
a reflexionar desde casa:

Las mujeres y su papel en la paz y la seguridad

Desde 1982 mujeres antimilitaristas de todo el mundo conmemoran el 24 de mayo como Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme. En esta fecha se instaló el primer campamento de Paz de las Mujeres en Greenham Common, para protestar contra la OTAN y sus bases militares en suelo europeo. Diez años después, el 18 de mayo de 1992 la base militar fue declarada ilegal por el Tribunal Supremo.

Además, este día se conmemora para tener presente la fuerza de las iniciativas de los movimientos de mujeres pacifistas a lo largo de la historia en todo el mundo. Ya a principios del siglo XX, Berta Von Suttner, Premio Nobel de la Paz en 1905, publicó “¡Abajo las armas!” Una novela escrita desde un punto de vista de mujer que provocó numerosos debates sobre el militarismo y la guerra. En ella describe toda la crueldad de la guerra, los soldados abandonados, el miedo a la muerte pero también la exaltación de los valores sociales que alientan el belicismo.


Durante la Gran Guerra, tuvo lugar la 1ª Declaración de Mujeres contra la I Guerra Mundial en el Congreso Internacional de Mujeres por una Paz permanente, celebrado en La Haya, en 1915. Las participantes denunciaron la guerra como “una empresa de hombres” y exigieron garantías de paz futura. Esta Declaración está considerada como un referente histórico de la Resolución 1325/2000 del Consejo de Seguridad sobre Mujeres, Paz y Seguridad, convertida desde su aprobación en una de las herramientas más importantes en manos del movimiento feminista pacifista para ejercer influencia a favor de políticas y negociaciones de paz.

Desde 1988, Mujeres de Negro israelíes y palestinas, adoptaron una forma diferente de protesta contra la ocupación israelí de los territorios palestinos: vestidas de negro, en silencio y con pancartas en inglés, hebreo y árabe, y con el lema “ALTO A LA OCUPACION”. Estas mujeres insistían e insisten en que su humanidad y compromiso por la justicia, no solo las conecta a ellas, Israelíes y palestinas, sino que las obliga a continuar conjuntamente la lucha por una paz justa.


En todo el planeta han surgido grupos de mujeres que han trabajado y trabajan en la promoción de los derechos de las mujeres, que son derechos humanos, y en la construcción de la paz.
La Paz se crea de abajo hacia arriba; y de esta manera lo están haciendo las mujeres en todo el planeta. Trabajan por la inclusión y la igualdad de género allá donde están activas y, principalmente, en espacios de guerra y de postconflicto.

La Resolución 1325, ratificada unánimemente por el Consejo de Seguridad de la ONU en el año 2000, contribuye a la participación activa de mujeres, reconoce el efecto diferencial de la violencia contra las mujeres en conflictos armados e incluye una perspectiva de género en la Agenda de Paz y Seguridad. Esto demuestra que las demandas de los movimientos de mujeres y los pensamientos de las teóricas feministas pueden tener influencia en la gobernanza global.

Esta Resolución por primera vez reconoce a las mujeres como participantes activas, empoderadas e independientes en procesos de prevención de conflictos y en la reconstrucción de la paz. Este reconocimiento a las mujeres, no como seres vulnerables con necesidad de protección, sino como actoras políticas, como líderes o lideresas con autonomía y voluntad propia, llevaba mucho tiempo pendiente.


Colombia es un país en el que las mujeres han sentido los efectos del conflicto armado quizás de diferentes maneras pero tienen en común su capacidad de resistencia y su decisión de contribuir y seguir construyendo un camino de paz. Actualmente estas mujeres participan del sistema integral de justicia transicional, trabajan por el esclarecimiento de la verdad, la reparación de víctimas, la justicia y la convivencia.

Sin las mujeres la paz no tiene posibilidades, la paz no prosperará y la inclusión de género en todos los aspectos y sectores es además de lo más productivo, justo y necesario para el avance y desarrollo de la sociedad presente y futura. La Resolución 1325/2000 no tiene contenido sin estas mujeres de Colombia.


Desde el origen, Mujeres de Negro contra la guerra de Madrid nos hemos opuesto a la presentación como un avance de la mujer, el hecho de su incorporación a las Fuerzas Armadas o a su participación en las guerras. Desde nuestra óptica feminista esto es una aceptación de los valores patriarcales y un paso más en la progresiva militarización social. Los planteamientos feministas y antimilitaristas apuntan a una sociedad sin dominaciones de género, sin ningún tipo de dominaciones.

Como feministas antimilitaristas denunciamos lo militar, las fuertes y continuas inversiones en la industria y la compra de material militar inútil para la conservación de la salud del planeta y de la vida humana. Es necesario dar impulso e implementar políticas que acaben con el militarismo que alimenta la violencia y los conflictos que asolan a la humanidad, con la OTAN y la energía atómica. Se debe poner en el centro la seguridad humana y del planeta frente a lo militar que impide el avance del desarrollo humano por insuficiencia de recursos económicos y destruye la vida.

Como mujer, feminista antimilitarista veo necesario invertir todo el esfuerzo en la conservación de la vida y del planeta. Hay una obligación y una deuda con nuestras generaciones futuras. Por ello,

¡Para la vida y la salud humana y del planeta, TODO; para la guerra, NADA!

Hoy más que nunca #ElCuidadoDeLaSaludNoEsUnaGuerra


26/4/20

CONVOCATORIA 26 abril 2020: En confinamiento, desafío a nuestro modelo social


English

El 26 de abril de 2020, último domingo de mes,
en vez de concentrarnos en la Plaza Mayor,
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitamos
a reflexionar desde casa:

En confinamiento, desafío a nuestro modelo social


Mujeres de Negro contra la guerra de Madrid pedimos:

♀ Trabajar por un medio ambiente sano, cuidar lo cercano, consumir de forma local, cuidar del agua y de la tierra. Potenciar el acceso y disfrute de una vida y alimentación más saludables.

♀ Superar la desigualdad acercándonos a una igualdad con justicia social a través de salarios dignos para todas las personas con inclusión de todas aquellas que actualmente no pueden trabajar como consecuencia de un sistema que les deja fuera.

♀ Una reconversión industrial de la industria militar y encaminar nuestro futuro hacia un desarme total, es necesario emplear ese dinero en atención social.

♀ Más inversión en salud y bienestar, y dedicar nuestros impuestos a lo que realmente es nuestra defensa, una sanidad pública y universal.

♀ Como mujeres y feministas queremos participar de las decisiones que se están tomando hoy, que son decisiones para el futuro.

Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas

C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid
..................................................................................


En confinamiento, desafío a nuestro modelo social

En estos momentos de confinamiento, cuando la pandemia está matando a tantas personas y haciendo sufrir a muchas otras, hacemos una reflexión más allá de nuestras propias necesidades sobre la salud del planeta y la de toda la humanidad.

Ante el dolor por tantas pérdidas humanas a causa de la mercantilización de los cuidados y de la atención a nuestras personas mayores, vemos que es urgente un cambio en nuestro modelo social, un cambio hacia políticas que pongan la vida en el centro de sus intereses.

Muchas personas en nuestro país ahora no pueden - y en un futuro cercano tampoco podrán- hacer frente al día a día, debido a sus empleos precarios, a la falta de techo, al aumento del paro, a la imposibilidad de acceso a los recursos de un sistema abusivo y excluyente.

Por otro lado, millones de personas viven en la miseria, o están bajo guerras o huyen de ellas. Varios millones se desplazan de un país a otro por múltiples causas que les impiden llevar una vida digna en sus orígenes. A estas causas se une ahora la pandemia. Pero antes de ella el planeta y la propia Humanidad ya estaban afectados de graves dolencias.

Surge una propuesta de no dar la espalda a la naturaleza, de volver a la naturaleza. Tenerla en cuenta significa tomar medidas que puedan ayudar al bienestar de la tierra, del agua, de los seres que la habitan, de la humanidad presente y futura. Significa revisar nuestro modelo de consumo y de alimentación, entre otras cuestiones.

¿Cómo se puede compaginar protección a la naturaleza con una población mundial de casi 8.000 millones de personas? Más de 700 millones de personas carecen de casi todo. Entre 40 millones y 60 millones de personas más podrían caer en la pobreza extrema en 2020 a causa del COVID-19.

¿Cómo podemos evitar la desigualdad? ¿Cómo alcanzar la igualdad con justicia social?

Nuestro modelo social y planetario estaba en peligro antes, pero ahora mucho más. Hemos contribuido a la desaparición y empobrecimiento de ecosistemas y hemos influido en la pérdida de biodiversidad. Hemos puesto a la naturaleza al límite, y está al límite la Humanidad que en estos momentos vive una crisis sanitaria y planetaria.

Cualquier situación futura que no incluya un cambio en el modelo social con reducciones en nuestro consumo supondrá un riesgo para la supervivencia del ser humano y gran parte de la vida en la Tierra.

Como antimilitaristas entendemos que los ejércitos son la fuente de contaminación más grande de cualquier país y del mundo. La fuente de contaminación más costosa, por otro lado. Solo con el presupuesto que nuestro país asigna anualmente a gasto militar y control social, a través de políticas de defensa para el mantenimiento del ejército y fuerzas policiales, su desplazamiento y las subvenciones asignadas a su investigación, producción y compra de armamento, en lo que se invierte más de 33.000 millones de euros anuales, se podría haber salido de la actual situación con menos costes humanos y sociales.

La industria de la guerra está en guerra con la ecosfera, que es nuestro planeta.

La inversión en la defensa medioambiental también ayudará a prevenir pandemias.

Mujeres de Negro, pedimos:

Trabajar por un medio ambiente sano, cuidar lo cercano, consumir de forma local, cuidar del agua y de la tierra. Potenciar el acceso y disfrute de una vida y alimentación más saludables.

Superar la desigualdad acercándonos a una igualdad con justicia social a través de salarios dignos para todas las personas con inclusión de todas aquellas que actualmente no pueden trabajar como consecuencia de un sistema que les deja fuera.

Una reconversión industrial de la industria militar y encaminar nuestro futuro hacia un desarme total, es necesario emplear ese dinero en atención social.

Más inversión en salud y bienestar, y dedicar nuestros impuestos a lo que realmente es nuestra defensa, una sanidad pública y universal.

Como mujeres y feministas queremos participar de las decisiones que se están tomando hoy, que son decisiones para el futuro.

Cuando se declara la guerra a un país, le declaramos la guerra también a la Tierra, a los animales, a las plantas, al agua, al viento, y a las personas.


Mujeres de Negro:
Invitamos a realizar la Objeción Fiscal a los Gastos Militares, aprovechando que estamos en plena campaña de la Declaración de la Renta, para dedicar nuestro dinero a lo que realmente es nuestra defensa, una sanidad pública y universal.



STATEMENT 26 April 2020: In Lockdown, Challenge to Our Social Model


In Lockdown, Challenge to Our Social Model

In these times of confinement, when the pandemic is killing so many people and causing many others to suffer, we reflect beyond our own needs to the health of the planet and all humanity.

Facing the sorrow for so many human losses because of the commercialization of care facilities and attention to our elders, we see that a change in our social model is urgent, a change towards policies that put life at the center of its concerns.

Many people in our country cannot now – and in the near future will not be able – to cope from day to day because of their precarious employment, lack of housing, increase in unemployment and the impossibility of access to resources of an abusive and exclusionary system.

Furthermore, millions of people live in abject poverty or under conditions of war or fleeing from war. Several million move from one country to another for multiple reasons that preclude their living a life with dignity in their homeland. Now add the pandemic. But even before the pandemic, the planet and humanity itself were already being affected by grave assaults.

There emerges a proposal to not turn one’s back on nature, but to return to nature. To take nature into account means to take measures that can restore the well-being of the land, the water and the beings that inhabit it, humanity both present and future. Among other matters, it means to review our model of consumption and provision of food.

How can one combine protection of nature with a global population of almost eight thousand million people? More than 700 million people lack almost everything. More than between 40 million and 60 million additional people could fall into extreme poverty in 2020 because of COVID-19.

How can we avoid inequality? How to achieve equality with social justice?

Our social and planetary model was in danger before, but now even more so. We have contributed to the disappearance and impoverishment of ecosystems and have influenced the loss of biodiversity. We have pushed nature to its limit, as well as humanity which at this time is experiencing a global public health crisis.

Any future situation that does not include a change in the social model with reductions in our consumption will pose a risk for the survival of human beings and a large part of life on Earth.

As antimilitarists, we understand that armies are the greatest source of contamination in any country of the world. And it is the most costly source as well. It would have been possible to emerge from the present situation with fewer human and social costs just with the budget that our country assigns annually to military expenditures and social control through defense policies to maintain the army and police forces, their transfers, and subsidies allocated to research, production and purchase of weapons, in which more than 33 billion Euros are invested annually.

The war industry is at war with the eco-sphere, which is our planet.

Investment in environmental defense will also help to preclude pandemics.


Women in Black, request:

To work for a healthy environment, care for what is nearby, consume locally, care for the water and the soil. To promote access to and enjoyment of a more healthy life and food sources.

To overcome inequality, coming closer to equality with social justice through decent salaries for all people including all those who cannot work at present because of a system that excludes them.

A restructuring of the military industry, channeling our future towards total disarmament, using that money for social purposes.

More investment in health and well-being and dedicating our taxes to what is our real defense, universal public health.

As women and feminists, we wish to participate in the decisions that are being made today, which are decisions for the future.


When war is declared against one country, we are also declaring war against the Earth, the animals, the plants, the water, the air and the people.

Women in Black:

Invite you to carry out the Fiscal Objection to Military Expenditures, taking advantage of the fact that we are now in the midst of the campaign to dedicate our income tax monies to what is our real defense, universal public health.


Translation: Trisha Novak, USA – Yolanda Rouiller, WiB Spain