Las convocatorias y comunicados de este blog se publican en español, inglés y francés.

Details about the vigils and the supporting documents follow in spanish, english and french.

Les convocations et les communiqués de ce blog sont aussi publiés en espagnol, anglais et français.

22/11/18

CONVOCATORIA 25 Noviembre 2018: Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer


English                            

El 25 de noviembre de 2018, último domingo de mes
En la Plaza Mayor (junto al caballo), a las 12 horas
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitan
a una concentración de negro y en silencio:

25 de noviembre:
Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer


Reivindicamos la necesidad de la coeducación y la educación para la paz para que las nuevas generaciones puedan vivir en una sociedad donde no tengan que sufrir ni infligir violencia.

Exigimos políticas con justicia de género apropiadas y dotadas de los fondos económicos necesarios para llevarlas a cabo.

Pedimos que las partes implicadas en los procesos de paz articulen mecanismos para proteger a las mujeres en las zonas de conflicto y garanticen la participación real de las mujeres en las mesas de negociación.


Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas

C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid
..................................................................................


25 de noviembre:
Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer


El 25 de noviembre mujeres y hombres de todo el mundo salen a la calle para que se oigan sus voces y se termine con la violencia contra las mujeres. Hoy nos unimos a esta voz global.

Queremos recordar que la violencia que sufrimos las mujeres empieza con las violencias simbólicas, culturales y estructurales del patriarcado que históricamente nos han limitado y oprimido, despojándonos de derechos, cercenando aspiraciones, eliminando nuestra autoestima y capacidad de reacción y hasta la vida.

Como mujeres antimilitaristas queremos también denunciar que las mujeres y las niñas en las zonas de conflictos son las que sufren las mayores violencias: son víctimas de la violencia sexual, trata, explotación y prostitución, ven cómo sus hijos son militarizados y asesinados. Además de las penurias de la guerra, sobre ellas recae la responsabilidad de reconstruir las relaciones y el tejido social roto.

Es preciso que se dote a las mujeres de seguridad, entendiendo que la seguridad es sentirse incluidas en los procesos de paz y estar presentes en las mesas de negociación oficiales para que sus reivindicaciones y aportaciones en la construcción de la paz, que siempre han hecho de manera informal, se visibilicen.

También aquí en nuestro entorno cercano las mujeres hacemos propuestas en torno a las políticas de género que en demasiadas ocasiones no son escuchadas desde las posiciones de poder.

Mujeres de Negro:

Reivindicamos la necesidad de la coeducación y la educación para la paz para que las nuevas generaciones puedan vivir en una sociedad donde no tengan que sufrir ni infligir violencia.

Exigimos políticas con justicia de género apropiadas y dotadas de los fondos económicos necesarios para llevarlas a cabo.

Pedimos que las partes implicadas en los procesos de paz articulen mecanismos para proteger a las mujeres en las zonas de conflicto y garanticen la participación real de las mujeres en las mesas de negociación.

Queremos recordar a la activista ucraniana y defensora de Derechos Humanos, Katerina Handziuk, asesinada al ser atacada con ácido cuando investigaba la corrupción policial. Exigimos que su asesinato se investigue y se haga justicia.

CONVOCATION 25 November 2018: International Day for the Elimination of Violence against Women


25 November:
International Day for the Elimination of Violence against Women


On 25 November, women and men from all over the world go out into the streets to make their voices heard and for violence against women to end. Today we join this global voice.

We want to remember that the violence that we women suffer begins with symbolic, cultural and structural violence of the patriarchy that historically has limited and oppressed us, stripping us of rights, severing aspirations, eliminating our self-esteem and capacity to react, even life itself.

As anti-militarist women, we also want to denounce that the women and girls in conflict zones are those who suffer the greatest violence: they are victims of sexual violence, trade, exploitation and prostitution and see how their sons are militarized and assassinated. In addition to the hardships of war, responsibility for rebuilding relationships and the torn social fabric falls upon them.

It is essential that women be provided with security, understanding that security is to feel included the processes for peace and to be present at the official tables for negotiation so that their demands and contributions to the building of peace, which they have always exercised in an informal way, become known.

Also, here in our nearby environment, we women offer proposals regarding the policies related to gender, which on too many occasions have not been heeded by those in positions of power.

Women in Black:

Claim the need for co-education and education for peace so that the coming generations can live in a society where they don’t have to suffer or inflict violence.

We call for just and appropriate gender policies provided with the funding necessary to carry them out.

We ask that the parties involved in the peace processes articulate mechanisms to protect women in conflict zones and guarantee the true participation of women at the tables for negotiation.

We want to remember the Ukrainian activist and defender of human rights, Katerina Handziuk, assassinated upon being attacked with acid when she was investigating police corruption. We demand that her assassination be investigated and that justice be done.

Translation: Trisha Novak, USA – Yolanda Rouiller, WiB Spain

26/10/18

CONVOCATORIA 28 Octubre 2018: Políticas para lograr un mundo mejor


English

El 28 de octubre de 2018, último domingo de mes
En la Plaza Mayor (junto al caballo), a las 12 horas (AVISO: hay cambio de hora la noche anterior)
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitan
a una concentración de negro y en silencio:

Políticas en positivo

Mujeres de Negro contra la Guerra denunciamos el sector armamentístico y a la industria militar española, y hoy, más que nunca, alzamos nuestra voz para exigir:

La cancelación de deudas exteriores e invertir en reforzar los sistemas de salud a nivel global, paliar enfermedades como la malaria; reducir las desigualdades en el ámbito social y económico, e invertir en industrias verdes.
Se asignen fondos públicos en acciones que permitan rescatar con vida a las personas que se ven obligadas, debido entre otras cosas a la fortificación de la frontera Sur, a atravesar el Estrecho de Gibraltar o el mar de Alborán en pateras.
Apoyamos las iniciativas de la sociedad civil que tienen como objetivo fomentar la convivencia a nivel local, regional y global. En particular, nos solidarizamos con todas las personas activistas y pacifistas andaluzas que denuncian la precariedad laboral en las bases militares norteamericanas; y con las activistas defensoras de los derechos humanos hostigadas por el Estado español que participan en actividades de búsqueda y salvamento, como en el caso de Helena Maleno.
Exigimos la reconversión del astillero y el arsenal de Navantia en industrias civiles que generen tanto empleos como productos socialmente útiles y de calidad.

“Todos deben saber que el Mar Mediterráneo es un cementerio de personas refugiadas sin nombre, en su mayoría de África”

Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas

C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid
..................................................................................


Políticas para lograr un mundo mejor

El sector armamentístico es una industria que no para de crecer. Es una inversión dedicada a generar la muerte. Millones de personas sufren diariamente las consecuencias de las guerras que parece que ya no nos sorprenden, pero ¿quién se beneficia de este negocio, de esta industria armamentística española producida entre otras en Navantia, Airbus, Indra…?

La industria militar española, protegida bajo la ley de secretos oficiales, funciona de manera poco eficiente y opaca, con sobrecostes altísimos y empleos precarios. La mayoría de su producción se dedica a exportación, como en el caso de Arabia Saudí, país ahora señalado por destinar supuestamente las armas que compra a España a la guerra y a las matanzas de civiles en Yemen.

Hay en el mundo una necesidad de Paz y Cooperación entre los pueblos que hoy, más que nunca, alza su voz. Es necesaria una inversión en la cancelación de deudas exteriores e invertir en reforzar los sistemas de salud a nivel global, paliar enfermedades como la malaria; reducir las desigualdades en el ámbito social y económico, e invertir en industrias verdes que se comprometan a reducir los impactos ambientales en sus procesos y productos. Esto permitirá que se entienda la cooperación internacional como el conjunto de acciones para poder alcanzar objetivos dirigidos al cuidado de la vida en el plano internacional.

En estos momentos, sorprende la diferencia entre las multimillonarias inversiones militares en la Unidad Militar de Emergencias (UME) y las actuaciones, casi sin medios, que realizan activistas sin más interés que el del respeto por la vida y las personas. Debemos asignar fondos públicos en acciones que permitan rescatar con vida a las personas que se ven obligadas, debido entre otras cosas a la fortificación de la frontera Sur, a atravesar el Estrecho de Gibraltar o el mar de Alborán en pateras. El gesto de acoger personas está bien, haber generado una colosal deuda militar por la compra de armamento o de materias primas para su fabricación está muy feo.

Mujeres de Negro:

Queremos desmontar el discurso de las millonarias inversiones en industria militar. Si debo elegir, si tengo que elegir entre el paro, en el que seguimos vivas, y la muerte de personas por guerras o desplazamiento, elijo invertir en el cuidado de la vida.

Exigimos a nuestro gobierno y a la Unión Europea, que abandonen las políticas militares de contención de la emigración que UCRIF y FRONTEX (UE) y OTAN están llevando a cabo.

Apoyamos las iniciativas de la sociedad civil que tienen como objetivo fomentar la convivencia a nivel local, regional y global. En particular, nos solidarizamos con todas las personas activistas y pacifistas andaluzas que denuncian la precariedad laboral en las bases militares norteamericanas; y con las activistas defensoras de los derechos humanos hostigadas por el Estado español que participan en actividades de búsqueda y salvamento, como en el caso de Helena Maleno.

Por el bien de su personal, de sus víctimas y de la humanidad, exigimos la reconversión del astillero y el arsenal de Navantia en industrias civiles que generen tanto empleos como productos socialmente útiles y de calidad.

“Todos deben saber que el Mar Mediterráneo es un cementerio de personas refugiadas sin nombre, en su mayoría de África”

CONVOCATION 28 September 2018: Policies to Achieve a Better World


Policies to Achieve a Better World

The arms sector is an industry that doesn’t stop growing. It is a capital investment dedicated to generating death. Millions of people suffer daily the consequences of wars which no longer seem to surprise us, but who benefits from this business, this Spanish industry in armaments produced, among others, by Navantia, Airbus, Indra…?

The military industry of Spain, protected under the law of official secrets, functions in a fashion that is inefficient and opaque, with very high cost overruns and precarious employment. The majority of its production is dedicated for export, as in the case of Saudi Arabia, a country now pointed to for supposedly destining the arms it buys from Spain for war and the slaughter of civilians in Yemen.

There is a need in this world for peace and cooperation among the peoples who today, more than ever, are raising their voices. The cancelation of foreign debts is necessary, along with investment in strengthening the systems for health at a global level, mitigating illnesses like malaria; reducing inequalities in the social and economic spheres, and investing in green industries that commit to reducing environmental impacts in their processes and products. This will permit that international cooperation be understood as joint actions to enable reaching objectives towards caring for life at an international level.

At this time, there is a surprising difference between the multi-million military investments in the Military Emergencies Unit (UME) and the performance, almost without means carried out by activists with no more interest than that of respect for people and life. We should assign public funds for actions that permit rescuing alive people who see themselves obligated to cross the Straits of Gibraltar or the sea of Alboran in open boats for various reasons including the fortification of the southern frontier. The gesture to welcome persons is good. Generating a colossal military debt for the purchase of armaments or raw materials to make them is loathsome.

Women in Black:

We want to dismantle the trend towards investments in the millions for the military industry. If I have to choose, if I have to choose between unemployment, during which we are still alive, and the death of people on account of wars or displacements, I choose to invest in caring for life.

We demand that our government and the European Union abandon military policies for restricting emigration which are now being carried out by UCRIF (Unity Against the Networks of Immigration and Forgery of documents), FRONTEX (European Agency for the Management of Operational Cooperation at the External Borders of Member States of the European Union) and OTAN.

We support the initiatives of the civil society that have as their objective to encourage co-existence at the local, regional and global levels. In particular, we are in solidarity with all the activists and pacifists from Andalucia who denounce the instability of employment in the North American military bases; and with the activists who are defenders of human rights and have been harassed by the government of Spain for participating in the search and rescue activities, as in the case of Helena Maleno.

For the good of their personnel, of its victims and of humanity, we demand the conversion of the shipyard and arsenal of Navantia to civilian industries that generate both employment and products that are of good quality and socially useful.

“Everyone should know that the Mediterranean Sea is a cemetery of unnamed refugees, the majority of whom are from Africa”

Translation: Trisha Novak, USA – Yolanda Rouiller, WiB Spain

3/10/18

Foro de Movimientos Sociales de Madrid 2018


El próximo fin de semana participaremos en el Foro de Movimientos Sociales de Madrid. Nos encantará veros por allí.

Intervendremos en el Eje de Resistencias a las guerras y a las fronteras el sábado 6 de octubre de 17h a 20h en la sala Cafeta de Tabacalera.

En la web del Foro de Movimientos sociales de Madrid podéis consultar el programa de este año: https://www.foromsmadrid.org/



26/9/18

CONVOCATORIA 30 septiembre 2018: Avergonzar al mundo en estado de paz


English

El 30 de septiembre de 2018, último domingo de mes
En la Plaza Mayor (junto al caballo), a las 12 horas
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitan
a una concentración de negro y en silencio:

Avergonzar al mundo en estado de paz

La Red de Mujeres de Negro contra la Guerra denunciamos los desplazamientos forzosos, nos avergonzamos de las políticas europeas y reclamamos:

Abrir las fronteras a todo tipo de desplazamientos.
Derecho a un hogar. Los campos para personas refugiadas no son un hogar.
Derecho al regreso de las personas refugiadas; no a la repatriación forzosa.
Derecho a la dignidad.
La paz es un derecho. La paz entendida como hogar, salud, alimentación y dignidad.
Oponerse e impedir el uso de la producción de armas y el comercio de armas.
Derecho a practicar la desobediencia civil y el boicot contra leyes injustas y políticas opresivas.
Pedimos especial protección para las mujeres y niñas víctimas de violencia de género, las personas perseguidas por su identidad sexual, las mujeres que luchan por sus derechos.
Llamamos a combatir los estereotipos y la manipulación, no olvidar que fuimos emigrantes.
Llamamos a la solidaridad con las refugiadas, a la escucha, al acompañamiento.
Apelamos a las alianzas feministas para resistir los desplazamientos.
Rechazamos el fascismo, su violencia y sus prácticas de odio y xenofobia en Europa.

“Todos deben saber que el Mar Mediterráneo es un cementerio de personas refugiadas sin nombre, en su mayoría de África”

Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas

C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid
..................................................................................


“El poder de la vergüenza para cambiar el sistema: avergonzar al mundo en estado de paz”

Esta frase fue una de las propuestas que surgieron en el XVII Encuentro Internacional de Mujeres de Negro contra la Guerra, celebrado en marzo de 2018 en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Bajo el título “Vidas Desplazadas”, el objetivo era hacer frente a la herencia del racismo, odio y clase.
Las mujeres han sido desplazadas por el patriarcado, y ahora se trata de devolverle esta vergüenza al sistema patriarcal. Vergüenza que se extiende a todas las injusticias de los desplazamientos. La violencia del desplazamiento es algo en lo que las mujeres no podemos reconocernos.

Sudáfrica acoge a familias refugiadas que llegan desde Etiopía, Somalia, Zimbabue, Congo, Burundi, Ruanda, Nigeria, Malawi... En la época de Mandela, el país dio la bienvenida a solicitantes de asilo que huían de regímenes dictatoriales y corruptos. Un país con un desempleo cercano al 45% y en el que un cuarto de la población recibe subvenciones.

Sudáfrica tiene infinitas historias de desplazamiento, represión y esclavitud, y también tiene numerosas historias de resistencia colectiva. En la actualidad, sus principales ciudades están sufriendo el nuevo apartheid legal: el neoliberalismo, los procesos de gentrificación, la expulsión y aislamiento de las clases trabajadoras, de los pobres y la población negra hacia las afueras.

Los desplazamientos en África tienen múltiples causas: huida de conflictos armados eternos; emigración económica; migración por motivos de identidad sexual, represión y asesinatos de mujeres lesbianas; desempleo; desposesión de la tierra, de los recursos naturales, apropiación del agua. Incluso por padecer enfermedades mentales o por huir de matrimonios infantiles forzados.
Hay una fuerte relación entre las mujeres y el desplazamiento, porque la violencia de género no ha disminuido un ápice, y esto provoca el desempoderamiento de las mujeres africanas.

La Red de Mujeres de Negro contra la Guerra denunciamos los desplazamientos forzosos, nos avergonzamos de las políticas europeas y reclamamos:

Abrir las fronteras a todo tipo de desplazamientos.
Derecho a un hogar. Los campos para personas refugiadas no son un hogar.
Derecho al regreso de las personas refugiadas; no a la repatriación forzosa.
Derecho a la dignidad.
La paz es un derecho. La paz entendida como hogar, salud, alimentación y dignidad.
Oponerse e impedir el uso de la producción de armas y el comercio de armas.
Derecho a practicar la desobediencia civil y el boicot contra leyes injustas y políticas opresivas.
Pedimos especial protección para las mujeres y niñas víctimas de violencia de género, las personas perseguidas por su identidad sexual, las mujeres que luchan por sus derechos.
Llamamos a combatir los estereotipos y la manipulación, no olvidar que fuimos emigrantes.
Llamamos a la solidaridad con las refugiadas, a la escucha, al acompañamiento.
Apelamos a las alianzas feministas para resistir los desplazamientos.
Rechazamos el fascismo, su violencia y sus prácticas de odio y xenofobia en Europa.

“Todos deben saber que el Mar Mediterráneo es un cementerio de personas refugiadas sin nombre, en su mayoría de África”

CONVOCATION 30 September 2018: Shaming the World into a State of Peace


“The Power of Shame to Change the System:
Shaming the World into a State of Peace”


This phrase is one of the proposals that emerged from the XVII International Gathering of Women in Black against War, which took place in March of 2018 in Cape Town, South Africa. Under the title of “Displaced Lives”, the objective being to confront the inheritance of racism, hate and class.
Women have been displaced by the patriarchy and now it’s a matter of returning this shame to the patriarchal system – shame that extends to all the injustices of displacements. The violence of displacement is a situation in which we refuse to see ourselves.

South Africa welcomes refugee families arriving from Ethiopia, Somalia, Zimbabwe, Congo, Burundi, Rwanda, Nigeria, Malawi… In Mandela’s time, the country welcomed those who solicited asylum fleeing from dictatorial and corrupt regimes, a country with unemployment at 45% and in which one-fourth of the people receive subsidies.

South Africa has a multitude of stories about displacement, repression and slavery, and also numerous stories about collective resistance. At present, its main cities are suffering from the new legal apartheid: neoliberalism, gentrification, expulsion to outlying areas and isolation of the working classes, the poor and the black population.

Displacements in Africa have multiple causes: flight from eternal armed conflicts; economic emigration; migration motivated by sexual identity, repression and assassination of lesbian women; unemployment; taking of land, natural resources, and appropriation of water, even for suffering from mental illness or for fleeing from a forced childhood marriages.
There is a strong relationship between women and displacement because gender violence has not decreased one iota and this promotes disempowerment of African women.

The Network of Women in Black against War denounces forced displacement. We are embarrassed by the policies of Europe and demand:

Opening the borders to those displaced for any reason.
Right to a home. Camps for refugees are not homes.
Right of return for refugees; not forced repatriation.
Right to dignity.
Peace is a right, peace understood as a home, health, food and dignity.
Opposition to and prevention of the use of weapons and commerce in weapons.
Right to practice civil disobedience and boycott against unjust laws and oppressive policies.
Special protection for women and young girls who are victims of gender violence, persons persecuted for the sexual identity, women who fight for their rights.
Combating stereotypes and manipulation, not forgetting that we were immigrants, too.
Solidarity with the refugees, accompaniment and listening to them.
Calling on feminist alliances to resist displacements.
Rejection of fascism, its violence and its practices of hate and xenophobia in Europe.

“Everyone should know that the Mediterranean Sea is a cemetery of unnamed refugees, the majority of whom are from Africa”

Translation: Trisha Novak, USA – Yolanda Rouiller, WiB Spain